Qué hay tras las políticas del cambio climático

Qué hay tras las políticas del cambio climático

Lo que esconden las políticas del cambio climático

Como habrá observado el lector, llevamos varios meses que el tema preferido en los medios de comunicación ya no es la pandemia, esa con la que nos han bombardeado día y noche hasta el hartazgo durante más de dos años. Ahora toca el cambio climático, porque esto, como es una agenda programada, va según digan esas mentes pensantes que nos quieren organizar la vida.

Conferencias sobre el cambio climático

Mientras escribo estas líneas está teniendo lugar la Cumbre climática de la ONU en Egipto. El secretario de este organismo afirmaba:

“La humanidad tiene que elegir entre cooperar o morir. Es un pacto de solidaridad climática o de suicidio colectivo”.

Este mensaje que resuena como un rayo en medio de una tormenta, es el mismo que se repite incesantemente hace décadas y mediante el que los países miembros de la ONU deben comprometerse y cumplir todos los pactos climáticos.

Pues bien, como vamos a tener temita para rato, sería conveniente comprender de donde vienen las políticas que ahora se están implantando para hacer frente a este supuesto cambio climático. Porque no vaya a pensar el lector que esto ha surgido de la noche a la mañana. Dado el reducido espacio del que dispongo y que la información daría para escribir todo un manual, tan sólo expondré algunos eventos relevantes. Así podremos llegar al objetivo inicial de las campañas contra el cambio climático.

En junio de 1972 se celebra en Estocolmo la primera Conferencia Mundial sobre el Medio Ambiente Humano, organizada por la ONU, y entre las acciones a tomar se contaba con un plan de vigilancia mundial. Esta conferencia da lugar a la creación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), con sede en Nairobi. También conocida como la Cumbre de Estocolmo, fue el inicio de las propuestas y políticas encaminadas a la protección del medio ambiente. A partir de entonces los medios de comunicación, y por supuesto, los organismos internacionales, comenzarían a alarmar sobre el desastre medioambiental que se nos vendría encima si no actuábamos pronto.

Factores económicos tras el cambio climático

Anteriormente a esta Cumbre, la ONU había estado más preocupada, principalmente, de un problema que nunca ha dejado de lado porque, de hecho, ha sido el único problema que les ha importado y por el que dirigen todas sus acciones: “La adecuación de los recursos naturales a las necesidades derivadas del desarrollo económico”. Es decir, que había que mantener el desarrollo económico como fuese. Pero no el nuestro, si no el de ellos.

Antes de esta Cumbre, en 1968 “los principales órganos de las Naciones Unidas consideraron seriamente las cuestiones medioambientales” es por ello por lo que se pusieron manos a la obra.

Pero no podemos pasar por alto el pensamiento que ya estaba fraguando en la sociedad americana. Con la frase de Lyndon Johnson, presidente de EEUU, en el vigésimo aniversario de las Naciones Unidas, en 1965, se entiende mejor el objetivo que se perseguía:

“Actuemos sobre el hecho de que menos de cinco dólares invertidos en control en población equivale a cien dólares invertidos en crecimiento económico”.

En ese mismo año del 68, el 29 de Mayo, fueron incluidas las cuestiones medioambientales en los programas del Consejo Económico y Social. Años más tarde, tal y como ya vimos, se organizó la primera Cumbre para la Tierra, en el 72

Así que ya podemos ir encajando algunas piezas del puzzle.

Fue en esta Cumbre donde se abordó por primera vez el asunto del cambio climático, así como las cuestiones que lo generaban, tanto las causas naturales como por la acción del hombre.

Años más tarde, en la década de los 80, se elevó a nivel superior, alertando sobre la destrucción de la capa de ozono.

Supongo que muchos lectores, al igual que yo, que ya tenemos algunas décadas de vida, recordarán como nos asustaban por la capa de ozono que decían tenía un agujero cada vez mayor. Ciertamente no habían RRSS ni internet, pero aún así, la televisión y la radio hacían una labor estupenda de manipulación mental.

Lo que resulta curioso es que en el año 2019 expertos avisaban de la histórica recuperación de la capa de Ozono, pero a finales del año pasado, en el 2021, volvían a la carga advirtiendo que volvía a estar a niveles históricos…milagroso, ¿verdad? Sinceramente pienso que nos toman el pelo como les da la gana.

Íbamos por el año 1972 en nuestro análisis, y no podemos pasar por alto otro hecho que suma otra pieza más a nuestro puzzle. Se publica el primer informe del Club De Roma: “Los límites del crecimiento de población”. La tesis principal del libro es que

“en un planeta limitado, las dinámicas de crecimiento exponencial (población y producto per cápita) no son sostenibles”

¿No le recuerda acaso al lector al “Ensayo sobre El principio de población” de Thomas Robert Malthus que se publicó en 1798?. Éste impulsó la idea de las consecuencias económicas negativas por el crecimiento ilimitado de la población

Lo que supone el desarrollo sostenible

Y llegamos ya a la palabra que nos suena a todos pero que, realmente, pocos conocen su verdadero significado: el desarrollo sostenible.

El Desarrollo Sostenible comenzó a ser conocido a partir del Informe Brundtland de 1987. Fue fruto de la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo de Naciones Unidas, creada durante la Asamblea de las Naciones Unidas en 1983. Su definición se asumió en el Principio 3º de la Declaración de Río de Janeiro en 1992,aprobada en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. Esta conferencia conocida como la Cumbre de la Tierra fue clave en las cuestiones climáticas. Para comprender bien el asunto habría que analizar qué se trató en esta reunión internacional de las mentes pensantes que nos quieren controlar. Sin embargo, como carezco de suficiente espacio para exponerlo aquí, remito a este otro artículo que escribí. Ahora tan sólo daré unas pequeñas pinceladas.

Cuestiones demográficas tras el cambio climático

El punto 5 del Informe de la Cumbre del Rio de Janeiro, titulado “Dinámica demográfica y sostenibilidad” es uno de los que tratan el tema de la falta de recursos para tantas personas.

“La combinación del crecimiento de la población mundial y la producción con modalidades de consumo no sostenibles causa tensiones cada vez más graves sobre la capacidad de la tierra para sustentar la vida”.

Esta es la raíz del asunto que tratan de solventar: el aumento de la población.

Por ello, todas las políticas, programas y agendas, van dirigidas a reducir el tamaño de la población. De ahí surgen los derechos de salud sexual y reproductivos de las mujeres. De esta manera fomentan el aborto, o los estilos de vida estériles LGTBI, por ejemplo.

Y quizás se pregunte el lector qué tiene que ver esto con el cambio climático. Y no deja de tener razón que se haga este interrogante. Sin embargo, yo, para ya ir terminando por esta ocasión, le dejo en el aire unas cuestiones:

¿Por qué en los documentos de las conferencias sobre medio ambiente se abordan temas económicos y demográficos? ¿Por qué tocan temas sobre salud, programas de planificación familiar, género y reproducción, si deberían estar hablando de plantar más árboles? ¿No será que introducen la idea sutil y que cada vez está más presente hoy en día, de que las personas somos los que estamos causando ese cambio climático, por lo que sobramos la gran mayoría?

Continuaremos en otra ocasión.

Un saludo, la Paz y hasta muy pronto:

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *